miércoles, 6 de julio de 2011

Norberto "Tucho" Méndez.

Tucho, junto con Zizinho (Brasil), es el máximo goleador en la historia de la Copa Amércia. Ambos con 17, la diferencia radica en que Méndez los hizo entres 3 Copas (1945, 1946, y 1947) y Zizinho en 6 (1942, 1945, 1946, 1949, 1953, 1957).

3 comentarios:

  1. Seba, excelentes laburos como siempre!!! Muy buenos todos!!!
    Recién te envié un mail.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ahí te lo envié nuevamente. Quizás te llegue a correo no deseado porque te estoy enviando con la dirección del laburo ya que la otra dirección no está funcionando bien, de todas maneras ya estoy contestando las preguntas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Seba, disculpá la tardanza, hoy a la noche ya te las envío, me quedan 3.por terminar y se me complicó un poco con otras cosas. Mil disculpas!
    Abrazo y gracias.

    ResponderEliminar

Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry

Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry
http://twitter.com/#!/Seba_Etcheberry

DiCaprio

Usted no necesita un Oscar, señor DiCaprio. Usted, y creo que lo sabe, no necesita de aprobaciones multitudinarias y unánimes. No necesita una medalla, una estatuita, una placa o lo que sea, que le diga que usted es bueno. O que usted, acaso, es mejor que todos otros también buenos. Usted -usted o nadie- no necesita siquiera fans. Usted -usted y todos- necesita disfrutar lo que hace, sentir placer, dicha, satisfacción, orgullo en hacerlo bien. Y no bien siquiera según estándares ajenos, bien según la estructura de bien que usted tiene en su interior como ideal de bien. Y que después lo aplaudan por eso, lo abucheen por eso, lo ignoren o valoren por eso, tanto da lo mismo, o cierto placer aledaño brindará pero no como condecoración deliberadamente buscada, no como motivación para el hacer, cosa previa, autotélica y que se basta por sí misma. Así las cosas, si gana usted el Oscar, la masa tachará ese pendiente, los diarios gritarán ‘al fin’, señoras histéricas proclamarán su nombre como si fuese Aquiles o Ulises, pero a usted, creemos, ¿qué le puede llegar a importar, en qué variaría ese laurel en las dinámicas cotidianas de su pasión y su hacer? O a nosotros mismos, qué salto cuantitativo aportaría a nuestra vida si lo único que queremos de usted es que nos siga regalando y ofreciendo interpretaciones como las que hizo en The Revenant y tantas otras, que nos suscitan, más que nada, sensaciones buenas. Como las que siente usted al actuar, y nosotros al verlo. Y nadie necesita nada más. #LeoDiCaprio #TheRevenant

Una foto publicada por Seba Eche ✎ (@sebaetcheberry) el