martes, 5 de enero de 2016

Insúa

Qué bailes tus bailes, Insúa, qué swing tu swing, y qué gambeta irrefrenable, endiablada, imparable, los resortes flexibles de tu cintura y talón. ¡Qué fiesta vivirte, Pocho, qué noticia rutilante y fantástica, qué vendabal de buenos aires, qué nostalgias de amor despertar! Y aun cuando no vuelva tu mejor versión, volvés vos, y a uno le basta que vuelvas vos para que en el volver vos vuelva en uno todo lo que despertaste vos. Por talento puro, genuino, diferente. Por ser representante cumbre de una sensibilidad de juego que justifica al fútbol como existencia a mano. Jugá, jugá, jugá toda la vida, jugá vestido de Rojo -en Avellaneda o en Paternal- pero jugá sintiendo como sienten los nobles al modo elevado que los signados por menos talento y menos poesía en su interior no pueden ni podrán jamás. Jugá con la lengua al aire, la mano encorvada, el puño en retroceso, postura fiel y característica, y sobre todo disfrutá, disfrutá la vuelta y disfrutá que el volver a los orígenes a veces es las forma de volver a sentir por qué uno decidió ser futbolista y encontrar sentido persiguiendo una plenitud redonda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry

Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry
http://twitter.com/#!/Seba_Etcheberry

Guido Pizarro

Guido Pizarro