domingo, 8 de mayo de 2016

Mica Sangiuliano

Entre todas las luces de las muchas luces que tiene la urbe y su gente, entre todas sus bondades y todos sus gestos de amor, emergen o se muestran a veces, en la vida de uno, una luz que resalta o un rayo de bondad que impacta. Cualquiera definiría de ese modo a la querida de Mica Sangiuliano si tuviera la suerte, en su colección de sucesos espontáneos, de saberla cierta inesperadamente, excusa de libros mediante o por alguna trivialidad menor. Y vale el elogio para Mica porque Mica es una persona que en sus ímpetus sinceros y de amor, ama y cobija cuanto puede y como puede a cada perro maltratado o suelto que tiene la suerte, dentro de sus miserias, de cruzarse con su luminosidad sin freno y su bondad irrestricta. Y es tan admirable el tesón y tan constante el combate que Mica sostiene ante las mediocridades humanas contra la pureza de un animal, que a uno prácticamente le dan ganas de adoptar a todos los perros o gatos a los que ella les busca hogar para que su esfuerzo noble encuentre de inmediato ecos sanos. A cuántas almas, sin embargo, habrá ayudado, cuántos ojitos negros han vuelto a brillar -aunque más no fuera por un momento- cuando la veían a ella acercase y se sentían por ella mimar, cuántas patas curadas han vuelto a andar y a lanzarse en corridas de felicidad sin freno, cuánto ladrido pleno, recobrado, cuántos perros han arribado al conocimiento de que vale la pena vivir si uno tiene en su cotidianidad rutinaria alguien así que lo valore tanto. O de que no sólo los humanos tienen ángeles que acuden a su auxilio. Que los humanos, a veces, también los aman. O al menos Mica. Por siempre. - @mic_cat


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry

Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry
http://twitter.com/#!/Seba_Etcheberry

DiCaprio

Usted no necesita un Oscar, señor DiCaprio. Usted, y creo que lo sabe, no necesita de aprobaciones multitudinarias y unánimes. No necesita una medalla, una estatuita, una placa o lo que sea, que le diga que usted es bueno. O que usted, acaso, es mejor que todos otros también buenos. Usted -usted o nadie- no necesita siquiera fans. Usted -usted y todos- necesita disfrutar lo que hace, sentir placer, dicha, satisfacción, orgullo en hacerlo bien. Y no bien siquiera según estándares ajenos, bien según la estructura de bien que usted tiene en su interior como ideal de bien. Y que después lo aplaudan por eso, lo abucheen por eso, lo ignoren o valoren por eso, tanto da lo mismo, o cierto placer aledaño brindará pero no como condecoración deliberadamente buscada, no como motivación para el hacer, cosa previa, autotélica y que se basta por sí misma. Así las cosas, si gana usted el Oscar, la masa tachará ese pendiente, los diarios gritarán ‘al fin’, señoras histéricas proclamarán su nombre como si fuese Aquiles o Ulises, pero a usted, creemos, ¿qué le puede llegar a importar, en qué variaría ese laurel en las dinámicas cotidianas de su pasión y su hacer? O a nosotros mismos, qué salto cuantitativo aportaría a nuestra vida si lo único que queremos de usted es que nos siga regalando y ofreciendo interpretaciones como las que hizo en The Revenant y tantas otras, que nos suscitan, más que nada, sensaciones buenas. Como las que siente usted al actuar, y nosotros al verlo. Y nadie necesita nada más. #LeoDiCaprio #TheRevenant

Una foto publicada por Seba Eche ✎ (@sebaetcheberry) el