miércoles, 17 de agosto de 2016

Agus Somma

Dibujo de la genia de Agus Somma, luz de autenticidades entre mares de disfraces y falsedades.


Agus Somma

Dibujo de la genia de Agus Somma, luz de autenticidades entre mares de disfraces y falsedades.

  • Las altas luces de los resortes genuinos se maravillan y aplauden ante una de sus mejores exponentes. No es que la alegría de vida y de baile que manifiesta Agus Somma en su sonrisa de cumbre sea una alegría impostada, falsa, erigida por tener y no por sentir. ¡Todo lo contrario! Valga una reverencia por cómo siente esta alma intensa las cosas que en su vida se vuelven suyas e íntimas. Es tanto el calor con el que abraza lo que ama y tanta la potencia con la que llora lo que duele que nadie le puede reprochar ninguna ausencia de emoción, o, para decirlo de alguna otra manera, ninguna ausencia de humanidad. Agus es sensible. Y por eso los que la sienten y la aprecian con tenores variables, cada cual a su modo, la quieren bien y contenta porque bien y contenta Agus brilla como brillan escasos fulgores. Entonces al saberse con ese don la consigna es sencilla y una: vale la pena esperar con júbilo los horizontes futuros si la vida introduce estos azarosos descubrimientos de personalidad en el camino. Toparse con Agus es toparse con una singularidad que reluce como toda la gente que al cabo se planta ante el mundo y dice bien convencido y simple: esto soy, esta es mi luz, así soy yo. Y por eso la admiramos y queremos. - @agustasomma

  • agustasommaWow!!!!!!!!! Que hermosa sorpresa! Es increible el talento que tenes Seba! Ya lo lei como 5 veces porque no puedo creer lo lindo que se siente que te hagan algo asi! Estoy mas que agradecida. 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻


lunes, 15 de agosto de 2016

Mujer

"La mujer es, sin duda, una luz, una mirada, una invitación a la felicidad".
Charles Baudelaire (El pintor de la vida moderna, 1863)

#Mujer


Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry

Seguime en Twitter @Seba_Etcheberry
http://twitter.com/#!/Seba_Etcheberry

DiCaprio

Usted no necesita un Oscar, señor DiCaprio. Usted, y creo que lo sabe, no necesita de aprobaciones multitudinarias y unánimes. No necesita una medalla, una estatuita, una placa o lo que sea, que le diga que usted es bueno. O que usted, acaso, es mejor que todos otros también buenos. Usted -usted o nadie- no necesita siquiera fans. Usted -usted y todos- necesita disfrutar lo que hace, sentir placer, dicha, satisfacción, orgullo en hacerlo bien. Y no bien siquiera según estándares ajenos, bien según la estructura de bien que usted tiene en su interior como ideal de bien. Y que después lo aplaudan por eso, lo abucheen por eso, lo ignoren o valoren por eso, tanto da lo mismo, o cierto placer aledaño brindará pero no como condecoración deliberadamente buscada, no como motivación para el hacer, cosa previa, autotélica y que se basta por sí misma. Así las cosas, si gana usted el Oscar, la masa tachará ese pendiente, los diarios gritarán ‘al fin’, señoras histéricas proclamarán su nombre como si fuese Aquiles o Ulises, pero a usted, creemos, ¿qué le puede llegar a importar, en qué variaría ese laurel en las dinámicas cotidianas de su pasión y su hacer? O a nosotros mismos, qué salto cuantitativo aportaría a nuestra vida si lo único que queremos de usted es que nos siga regalando y ofreciendo interpretaciones como las que hizo en The Revenant y tantas otras, que nos suscitan, más que nada, sensaciones buenas. Como las que siente usted al actuar, y nosotros al verlo. Y nadie necesita nada más. #LeoDiCaprio #TheRevenant

Una foto publicada por Seba Eche ✎ (@sebaetcheberry) el